Menú de Navegación
MONGOLIA BIKE CHALLENGE 10

MONGOLIA BIKE CHALLENGE 10

Objetivo complido

agosto 202010

Décima y última etapa. Esto se acaba, solo 100 kilómetros nos separan de la última línea de meta del Mongolia Bike Challenge 2010. La verdad es que siento, además de la lógica alegría, un cierto alivio al saber que se acaban las etapas. Lo cierto es que ya estamos castigaditos…

La décima etapa arranca con un frío idéntico al de la etapa novena, ha caído una pelona de escándalo. Me armo de valor y salgo de corto, total, seguro que calienta dentro de poco… caray, las que no calientan ni a tiros son mis piernas, me he pasado de listo. Hasta el kilómetro 10 lo paso bastante mal. Cruzamos un puente que no estaba en el itinerario inicial y nos lanzamos valle abajo, justo a la orilla del río. La bajada es muy, muy rápida, con piedras pero ancha y recta. Alcanzo una velocidad máxima de 76km/h, lo cual no está nada mal para una pista pedregosa.

Hemos tenido que cambiar el itinerario sobre la marcha, el río lleva más agua de lo previsto y tenemos que evitar el vadeo programado. Lo cierto es que esta parte inicial del recorrido es impresionante.

Aunque siempre he dicho que mi único objetivo era terminar la carrera, la noche anterior he revisado las clasificaciones y estoy a menos de 30 segundos de un italiano. Y he salido por detrás de él, mecaguen…

Hacia el kilómetro 20 me junto con Stephan, un alemán muy majete que había roto su bici el día anterior. Le había partido una de las vainas, pero el nuevo MacGiver germano se hizo un invento con los radios de repuesto y unas bridas y consiguió llegar a la meta. Un fenómeno el tío. Por suerte para él, para afrontar la última etapa la organización le cedió la Nevi que había utilizado Heras, totalmente rígida y con ruedas de 29′. El tío iba como un tiro…

Más adelante cogemos al italiano que me sacaba 30 segundos en la general. Aguantó poco a nuestro ritmo (jeje). Vamos cogiendo a más gente, un austriaco y un mongol (gentilicio, no adjetivo). La etapa tiene poca chicha, seguimos a fuerte ritmo hasta el primer avituallamiento. Me quito algo de ropa, meto algo pal cuerpo y tiro con mis compañeros de ruta. El mongol se nos queda…

A pocos kilómetros del final pincha Stephan. El austriaco no mira y sigue viaje, un gesto un poco feo después de tantos kilómetros. Paro con Stephan y, a duras penas, me voy entendiendo con él. Creo que no os había dicho que es gangoso…

Total, que me dice que no tiene cámara, ni bomba, ni desmontables… vamos, un desastre. Y claro, yo llevo cámara de 26′ y él lleva 29′. En fin, le dejo todos los trastos y sigo viaje mientras pienso que el bueno de Stephan va a tener que acabar la última etapa en el coche escoba.

Kilómetro 98, quedan 2 para el final. A lo lejos, en un alto, veo la última línea de meta del Mongolia Bike Challenge 2010. No me puedo creer que, lo que en noviembre de 2009 era una locura y en marzo de 2010 se convirtió en sueño, en este mismo instante se esté convirtiendo en realidad. Ya no me duelen las piernas, todo lo contrario. Avanzo con soltura, me siento enérgico. La mano de Gengis Kan me empuja hacia la línea de meta. En el repecho previo al final, el simpático periodista de Sky, cámara en mano, me pregunta qué siento. No recuerdo qué le dije, pero sí que recuerdo que le contesté en español, no me acordé de hablarle en inglés. Todo el staff de Proguetto Aventura, con el gran Willy Moulonia a la cabeza, nos esperan tras el arco de meta, grande, brillante, que anuncia el fin de tan largo viaje. No puedo describir la sensación de cruzar bajo el arco. Atravesarlo ha sido… como volver a perder la virginidad, como volver a convertirse en un hombre.

Siento alegría y tristeza. Alegría, había cumplido mi sueño. Tristeza, la felicidad la había encontrado en la búsqueda de mi sueño. El final no era más que eso, un final. Feliz, si, pero final al fin y al cabo.

Después de abrazarme con un montón de gente veo a lo lejos a Stephan. Llega a meta y me da un gran abrazo mientras me agradece, una y otra vez, que le dejase herramienta. Me cuenta como, a base de tirar como un bestia, consiguió meter la cámara de 26′ en la rueda de 29′.

Y eso es todo. Tan solo nos queda dejarnos bajar hasta Karkorum para hacer una entrada protocolaria y fuera de carrera, y visitar el monasterio de Erdene Zuu, el monasterio budista más antiguo de Mongolia.

Y nada más. Al día siguiente volvemos a Mongolia para la entrega de premios y camisetas de finisher y 25º en la general. Han sido 865km, 2.715 minutos sobre la bicicleta, 195.480 pedaladas, 407.250 latidos, 8.939 metros de ascenso… una aventura y un montón de amigos.

Es el fin de la aventura, me he ganado un descanso.

Os dejo este vídeo que resume esta gran aventura. Podéis verme, brevemente, en el 3:40!!

< Etapa anterior
Más información»
MONGOLIA BIKE CHALLENGE 9

MONGOLIA BIKE CHALLENGE 9

La etapa más larga

agosto 192010

Suena el despertador. Pensaba que ayer hacía frío, pero lo de hoy lo supera con creces. Ha caído una helada como nunca había visto en mi vida, es realmente complicado recoger la tienda de campaña, la tela se encuentra totalmente congelada y parece que se va a partir en pedazos. Tomo el desayuno con los guantes de la bici, aunque están llenos de… roña. Nada, no hay manera de entrar en calor. Bien temprano nos acercamos a la salida de la novena etapa, la más larga de todas, con 144 kilómetros y 2100 metros de desnivel.

Salida rápida por un precioso valle. Nos dedicamos a vadear ríos de agua helada, alguno hasta aprovecha para darse un baño.

Afortunadamente empieza la subida. Digo afortunadamente porque no hay manera de entrar en calor, aunque brilla el sol y no hay ni una nube en el cielo. Las primeras subidas nos llevan a una zona de sube-baja muy, muy bonita, con terreno rápido que permite rodar con facilidad. ¡Por fin podemos dar pedales!

Me junto con Daniel Becerril, los kilómetros pasan con rapidez. Estoy disfrutando realmente de esta etapa, es preciosa. Poco más adelante alcanzamos a Luis y a Paolo Angaroni, un italiano muy simpático. Poco a poco vamos haciendo kilómetros y vadeando ríos, hasta que en uno de estos ríos vemos… a la maglia rosa! ¿Qué pasa aquí, cómo podemos haber cogido al líder en el kilómetro 80 de la etapa?

Cruzamos el río, parece que Marzio, el líder, interpretó mal la señal de «río profundo» y se dio una vuelta de varios kilómetros. Dani, al otro lado del río, intenta convencerle para cruzar. Mientras tanto, Paolo, desde el río, nos dice que el agua está muy fría (o algo así), yo (18) le digo que le mande al cuerno mientras que Luis no entiende nada.

Al final le convencemos, nos da las gracias, arranca la moto y desaparece en el horizonte. Cómo anda este tío…

En la siguiente subida perdemos a Paolo, que se queda descolgado. Más adelante nos arrimamos a unos Ger, cabañas típicas mongolas, para recortar un trozo del camino. Un par de perros salen tras nosotros con las peores intenciones. Nos damos un calentón de escándalo y conseguimos salir vivos, creo que los perros son perros en cualquier parte del mundo…

El ritmo de Dani y Luis es demasiado para mi, me descuelgo a 30 kilómetros de la meta, me están empezando a doler demasiado las piernas y aún queda otra etapa. Atravesamos una pequeña ciudad, con sus calles asfaltadas. Parece que volamos sobre el asfalto, cuánto tiempo sin rodar sobre suelo uniforme! La fantástica sensación desaparece tras un escaso kilómetro, volvemos a la pista. En fin, ya volveré a rodar sobre asfalto en España.

En el ultimo tramo lo paso un poco mal, me empieza a molestar el estómago y cualquier cosa que intento comer me provoca malestar. Pues nada, tampoco queda tanto para la meta, a muerte.

Finalmente llego a la meta tras 6 horas 33 minutos, 26 en la etapa y 26 en la general… a medio minuto del italiano majete, parece que va a haber guerra hasta el final. Mañana, última etapa!!

< Etapa anteriorSiguiente etapa >

Más información»
MONGOLIA BIKE CHALLENGE 8

MONGOLIA BIKE CHALLENGE 8

La gran nevada

agosto 182010

Esta noche dormí como un niño. La etapa anterior había sido durísima y por la tarde la temperatura cayó en picado. Bien temprano, como de costumbre, sonó el despertador. Salgo poco a poco del saco, madre mía que frío!!! En fin, ya calentará. Me voy poniendo los trastos, cinta del pulsómetro, coulotte, etc, abro la puerta de la tienda y esto es lo que veo

Bueno, ¿dónde voy con estas pintas? Briefing, no parece muy sensato que se de la salida en esta etapa, sobre todo teniendo en cuenta que salimos para arriba. Aparte de que el terreno está impracticable, creo que alguien podría perderse (el uso de GPS no es obligatorio). Al final se impone el sentido común y se suspende la etapa. Bien, jornada de descanso!! Si es que se puede llamar jornada de descanso a 8 horas de todo terreno, incluso algo de trekking

No había narices a bajar en el todo terreno, jeje. Bueno, no se puede negar que disfrutamos de unos paisajes maravillosos, aunque en algunos momentos nos preguntásemos qué diablos hacíamos metidos en ese lío. Creo que Carlos Abellán, ex corredor del Liberty, estará de acuerdo conmigo.

Por fin llegamos al campamento. Una buena noticia nos espera… ¡hoy es la última noche en tienda de campaña! Y mañana, novena etapa, la más larga de todas con 144km. ¡A por ella!

< Etapa anteriorSiguiente etapa >

Más información»
MONGOLIA BIKE CHALLENGE 7

MONGOLIA BIKE CHALLENGE 7

La etapa reina

agosto 172010

Día 17 de agosto, etapa 7. La etapa reina de la carrera.

Hoy amanecemos antes de lo normal y adelantamos la salida a las 7 de la mañana para afrontar la etapa reina. La ocasión lo merece. Los 132km con 2620m de desnivel acumulado y 3 premios de montaña, después de la paliza del día anterior, pueden hacer estragos. Y mañana otro día largo… bueno, no pensemos en ello.

El día amanece frío, muy frío. Desayunamos a las 5 de la mañana, nos vestimos de largo y nos metemos en la carpa hasta el último momento, hace demasiado frío para estar a la intemperie. ¡Un minuto para la salida! Salimos de la carpa y nos ponemos bajo el arco de salida en el último momento, caray qué frío…

7 de la mañana, empieza el espectáculo. Tras una pequeña subida nos tiramos hacia abajo por una pista ancha y empinada. La primera parte parece rápida, bien.

La pista va cambiando a una zona de sube y baja con piedra. Me junto con Dani, un austriaco y un australiano y nos vamos relevando mientras avanzamos cada vez más despacio. Según nos vamos acercando a zonas más húmedas, junto al cauce de un río, van apareciendo zonas de arena muy complicadas de pasar, algunas tan blandas que no dejaban más opción que poner pie a tierra. En el kilómetro 40 llegamos al primer avituallamiento, en el cual aprovecho para ir quitando la ropa de invierno que ya me sobra. De aquí en adelante, cada uno a su ritmo. Llegamos al primer premio de montaña, muy duro. En Mongolia aún no se han inventado las «zetas» para subir a los puertos, así que subimos de frente, «a pincho». Y las bajadas igual, claro. Las velocidades son vértigo y, aunque no tienen ninguna complicación, sí que son bastante peligrosas debido a las altas velocidades que se pueden alcanzar. Poco después subimos el segundo puerto, muy duro también y con una bajada muy pedregosa. El paisaje ha cambiado completamente, es fantástico. Por fin vemos árboles, llevábamos mucho tiempo sin ver uno.

Kilómetro 100, segundo avituallamiento. El simpático masajista italiano que nos acompaña me llena el Camelback de agua y me da ánimos para apretar, llevo dos ciclistas cerca. Le agradezco el gesto, aunque me da igual quién venga por delante y por detrás, lo único que me importa es llegar a la meta sin gastar todas las fuerzas, aún quedan otras tres etapas.

A partir de aquí entramos en zonas de hierba que se pegan bastante y nos dedicamos, fundamentalmente, a vadear ríos. Creo que sobra decir que el agua está helada…

En el kilómetro 120, justo antes del último puerto, tenemos el último avituallamiento, solo líquido, en el que no pensaba parar. Pero al llegar me encuentro a Massimo con un bote de Coca Cola y cambio de opinión. Pego un trago y arranco a por el último puerto. De la cima a meta, todo para abajo. La subida es muy dura y pedregosa, así que echo pie a tierra y me lío a caminar. Poco antes de la cima la pendiente afloja y me subo a la bici. 5 a meta, la bajada es rapidísima (nuevamente) y en un momento llegamos a la meta. Justo delante del arco nos encontramos el último río, para entrar con las zapatillas mojadas. Vaya por dios…

La sensación al cruzar la línea de meta es sensacional. Tras 7 horas y 50 minutos finalizo la etapa reina y me siento más cerca del sueño de finalizar esta dura prueba. 26 en la etapa y 28 en la general.

El rosario de gente que viene por detrás es todo un poema, muchos se acercan peligrosamente al límite de las 12 horas máximas para finalizar la etapa. La temperatura desciende bruscamente y algunos llegan bastante mal, el número de abandonos es elevado… es el precio que hay que pagar para finalizar el Mongolia Bike Challenge.

< Etapa anteriorSiguiente etapa >

Más información»
MONGOLIA BIKE CHALLENGE 6

MONGOLIA BIKE CHALLENGE 6

Remontando desde la salida

agosto 162010

Día16, etapa 6. Ya hemos pasado el ecuador de la prueba, tras un día de 7 horas de furgoneta que se empeñan en llamar «día de descanso». Tal vez descanso para la familia, ya que pude utilizar mi teléfono móvil después de muchos días de desconexión.

Tras una cálida noche, a las 7:30 nos dirigimos a la línea de salida de una etapa con perfil en contínuo ascenso. Un inoportuno pinchazo de nuestra fémina Nines, líder en su categoría, nos pone los nervios de punta. Nos damos prisa para reparar a tiempo el pinchazo, y acabamos de apretar el cierre justo cuando se da la salida. Finalmente salgo el último.

Salgo como puedo, ajustándome el Camelback hasta que alcanzo a Nines antes del primer avituallamiento, cuando rodaba segunda entre las féminas. Le digo «vamos para adelante» y me pongo a tirar sin miramientos. Poco después vendría una caída que se saldaría con una fisura en una costilla.

No obstante yo sigo tirando con Nines, y vamos adelantando a mucha gente. El recorrido va cambiando de un feo paisaje «monegril» a un bonito valle en la montaña. La última parte es preciosa. La primera manada de Yak nos sorprende, esas vacas hippies con sus melenas al viento nos indican que estamos cada vez más altos. Los niños nos saludan mientras pasamos al lado de sus Ger, algunos nos obsequian con flores y se estiran para darnos la mano. Seguimos subiendo y recogiendo gente, la pendiente es cada vez más pronunciada y nuestro grupo se va haciendo cada vez más grande. Se nota que mañana es la etapa reina de la prueba, nadie quiere gastar más de la cuenta. 5 horas y 116 kilómetros más tarde nos encontramos en la línea de meta. Destacar la primera victoria del que fuera corredor del Liberty, Carlos Abellán, cedida por el líder indiscutible de la prueba, el italiano Marzio Deho.

< Etapa anteriorSiguiente etapa >

Más información»
MONGOLIA BIKE CHALLENGE 5

MONGOLIA BIKE CHALLENGE 5

La belleza del desierto

agosto 142010

Día 14, quinta etapa. El día amanece frío y lluvioso, estoy como en casa. Afortunadamente no hace viento, así que a pesar de la lluvia me siento animado. Además mañana es día de descanso y esta noche dormimos en un campamento de Ger (no hay que montar tienda, yuju!!) y hasta tendremos agua caliente. 125 kilómetros nos separan de las magníficas dunas del Gobi, las siguientes etapas nos llevarán hacia el norte, por zonas más montañosas. A las 7:30 de la mañana nos dan la salida, todo hacia arriba. Salgo muy animado y me junto con un grupito comandado por dos mongoles y un austriaco. Tiramos muy rápido por un terreno compacto de sube-baja, y llegamos al avituallamiento del kilómetro 40. Ahí me doy cuenta de que voy bastante adelante, porque estos tíos paran lo justo. Total, cojo mi bidón de sales, me meto un trago de Coca Cola y para adelante. A los pocos kilómetros nos metemos en el cauce seco de un río, una zona pedregosa muy complicada que rompe totalmente el grupo. Algunos se van para adelante y otros se quedan detrás, mientras yo cojo la rueda de un italiano muy simpático con el aguantaría varios kilómetros. Al cauce seco sigue una zona de sube-baja en la cual llegamos a ver el inmenso valle que nos lleva hasta las arenas del Gobi. Esta es una de esas imágenes que se me quedarán grabadas en la mente para siempre por la inmensa belleza del paisaje, tanto al italiano como a mi se nos escapa hasta la risa. Después nos volvemos a meter en otro cauce seco, este mucho más ancho que el anterior. Es increíble ver un cauce de 30 metros de ancho, ahora seco, que en época de deshielo debe llevar gran cantidad de agua a juzgar por el estado de las piedras, trituradas hasta convertirse en arena. El italiano se queda, así que tiro solo. Salgo del cauce y paro en el último avituallamiento, quito algo de ropa y me lanzo a por la última parte de la etapa, una pista pedregosa ligeramente descendiente. A la izquierda, el cordón de arenas del Gobi. A la derecha, las montañas. Y por todos lados, camellos. De muestra, una foto que me sacaron los periodistas de la organización.

Hoy me encuentro muy bien, y la MMR Koans Carbon de doble suspensión que estreno para la ocasión se comporta a la perfección. Adelanto a un montón de gente con bicis rígidas, se les nota que ya no soportan el trasero sobre el sillín. Yo voy sentado y dando pedales con fuerza. 5 km a meta, veo a un mongol a lo lejos y aprieto un poco, a ver si lo cazo. A 4 de meta le alcanzo, el pobre va hecho un trapo. Finalmente, tras 5 horas y 45 minutos llego a la meta, situada en un campamento de Ger llamado Gobi Discovery Ger Camp. 20º en la etapa y 31º en la general. Aunque contemplando el paisaje y la inmensidad del Gobi, la posición es un poco lo de menos, ¿no?

Por la tarde nos acercan hasta las dunas. El cordón de dunas no parece tener fin, y es altísimo. En su día, las dunas de Marruecos me parecieron inmensas. Ahora no son más que una playa al lado de este espectáculo. Allí sentado, viendo las montañas, los camellos y el precioso cielo azul, soy consciente de que no podía estar en un lugar mejor y que todas las dificultades estaban valiendo la pena.

< Etapa anterior Siguiente etapa >

Más información»
MONGOLIA BIKE CHALLENGE 3 Y 4

MONGOLIA BIKE CHALLENGE 3 Y 4

La dureza del desierto

agosto 132010

Día 12, tercera etapa.

La noche ha sido muy movida, al parecer. Yo dormí como un lirón, gracias a los sabios consejos de Javi nunca viajo sin tapones para los oídos. Cuando me despierto por la mañana compruebo que la tienda se mueve muchísimo y está llena de arena, tengo arena en la ropa, en el saco… salgo de la tienda tapado hasta los ojos y compruebo como los efectivos de la organización se afanan en sujetar las carpas. Estamos viviendo una tormenta de arena impresionante, nunca había visto nada igual. Parece claro que la etapa no se va a poder realizar, al menos en su totalidad, y comprobamos como, con buen criterio, la organización decide suspender la etapa. Jornada de descanso.

Mongolia Gobi

Día 13, cuarta etapa.

La tormenta sigue igual, el viento no da un respiro. La organización decide acortar la etapa de hoy, quitando la primera parte llana y disputando nada más que la parte final, ya en las montañas. Hacemos un traslado en furgoneta y arrancamos para hacer los últimos 55 kilómetros de la etapa.

El perfil es completamente ascendente, aumentando la pendiente según nos acercamos a la meta. La etapa es odiosa, una fea pista ascendente con un fortísimo viento en contra. Ruedo con Nines, un austriaco, un alemán y dos italianos y, salvo Nines, los demás no dan ni un relevo. La verdad es que estoy hasta las narices de pedalear contra el viento, el paisaje es feísimo y acabo echando una bronca a mis compañeros de viaje, pegamos un arreón y nos vamos para adelante. Seguimos tirando con fuerza pero me estoy rayando, veo una rueda buena y paso de tirar, me pongo a chupar rueda para variar.

Después de un rato de preguntarme qué coño hago aquí y por qué no me subo a una furgoneta, el paisaje empieza a cambiar radicalmente. Comenzamos a ver montaña, una preciosa subida nos eleva sobre el desierto y el viento parece amainar un poco. Me vengo arriba y empiezo a tirar con ganas, llego a la altura de Nines y nos vamos los dos para arriba. Tras 3 horas y 44 minutos llegamos a la meta, ya en las montañas. 39º posición en la etapa, 37º en la general. El paisaje es precioso y la etapa de mañana promete, aunque se empieza a dejar sentir el frío.

Aún no somos conscientes, pero esto está empezando a cambiar radicalmente.

 

Más información»
MONGOLIA BIKE CHALLENGE 2

MONGOLIA BIKE CHALLENGE 2

El día del toule ondule

agosto 112010

Día 11 de agosto, segunda etapa.

Nos espera una etapa de 115 km. Por fortuna parece que no sopla el viento y el perfil es sencillo, así que cuento con recuperar las fuerzas perdidas en la primera etapa. Desayuno a las 6 de la mañana, a las 8 nos dan la salida.

Arrancamos por un terreno rápido que permite alcanzar grandes velocidades. Me meto en un grupo con más españoles y avanzamos con rapidez. En el kilómetro 2 adelantamos al líder, que está pinchado. Cuando nos vuelve a adelantar entiendo por qué va el primero en la general, y de paso también entiendo qué sentía el zorro cuando veía alejarse en el horizonte al correcaminos…

Bueno, la alegría dura poco. El toulé ondulé se adueña del camino salvo en las zonas de arena. La velocidad baja y el terreno se hace completamente llano y monótono. Llegamos al avituallamiento del kilómetro 40, Nines (la española que va tercera en féminas) se detiene lo justo, ya que llega otra fémina que no para, y yo tiro para adelante con ella. El grupo se hace más pequeño, aún así todavía puedo chupar alguna rueda, como la del tándem, que hay que ver como se mueve por las zonas llanas. Me encuentro muy bien, así que tiro de Nines con alegría, hasta que me empiezan a doler las piernas. Además el terreno empieza a cansarme, estoy harto de ver siempre lo mismo en el horizonte, el terreno es incómodo y mentalmente se me está haciendo duro. Llegamos al segundo avituallamiento, en el kilómetro 80, y las piernas me duelen mucho. El culete también me duele, llevo 4 horas sin cambiar la postura y se me hace duro… le digo a Nines que vaya tirando, que tengo que parar cinco minutos porque no me encuentro bien. Espero a que arranque un grupo y me pongo a rueda. Según van pasando los kilómetros me voy encontrando mejor (creo que había bebido demasiado) y veo que la gente se va encontrando cada vez peor. El tremendo calor aprieta y ahoga, voy encontrando gente tirada como trapos, muchos lo están pasando muy mal. Compruebo con alegría cómo va cambiando el terreno, hay subidas y bajadas, incluso hay curvas!! A ver si gira el manillar… ah, pues sí, y la bici incluso frena. 200 kilómetros para encontrar una bajada y una curva, no está mal.

Veo a lo lejos el arco de meta, sobre un precioso cañón que nos da una maravillosa vista del desierto. Nada, ya estamos en meta. Aprieto un poco, paso a otros dos, y cruzo la línea de meta tras 5 horas y 45 minutos, no puedo dar un paso más… y me informan que el campamento está a tres kilómetros, por lo visto estamos en un lugar sagrado y no nos dejan acampar. En fin, hago de tripas corazón para pedalear tres duros kilómetros de toulé y arena. Prueba superada!! 33 en la etapa, 38 en la general.

Ya en el campamento pido hora para el masajista, porque las piernas me duelen mucho, muchísimo. Revisando la bici veo que el sillín se me había bajado, puede que tenga algo que ver.

Tengo el placer de comer con Roberto Heras, comemos juntos mientras me comenta que vivió varios años en Luanco. Se queja de una tendinitis en la muñeca que posteriormente le llevaría al abandono, una pena. Mientras comemos, vemos entrar a gente dando tumbos, incluso el médico sale a buscar a algún corredor. Creo que la unión de las etapas 1 y 2 ha hecho estragos, veremos si la etapa 3 deja a alguien con vida!!

Bien, hoy no sopla el viento, montar la tienda va a ser coser y cantar. Jeje, no es tan fácil como pensaba, menos mal que viene un Mongol al rescate, porque estoy a punto de mandar la tienda al cuerno y dormir al raso. En fin, mañana será otro día…

< Etapa anterior Siguiente etapa >

Más información»
MONGOLIA BIKE CHALLENGE 1

MONGOLIA BIKE CHALLENGE 1

De camino al Gobi

agosto 102010

Día 10 de agosto, algún lugar de Mongolia. Nos encontramos a 50 km al norte de Mandalgobi, una de las ciudades que anuncian la entrada del temido desierto del Gobi. 6 de la mañana, diana oficial del campamento. Nos lanzamos a las 6:30 como hienas a por el desayuno, nos quedan 101km por delante. Bueno, no parece gran cosa, toma de contacto. A las 8:30 se da la salida oficial a la primera etapa de la primera edición del Mongolia Bike Challenge 2010. 10 metros más tarde ya hay un ciclista en el suelo sangrando por la boca, premio al más idiota. Quedan 1400 km por delante, hay que tomarlo con calma… en fin, esquivo la bici y tiro para adelante. Una dura subida de piedras para abrir boca y luego un terreno favorable hasta meta, nada, esto es pan comido.

Intento coger un grupo grande que me lleve pero la gente sale a mil por hora. El de la caída me adelante como un tiro, parece que encima es bueno y todo. En fin, yo a lo mío, poco a poco y sin calentar el motor que quedan muchos kilómetros por delante. Vamos pasando zonas de arena y toulé ondulé (o calamina, o uralita… terreno ondulado, vaya) hasta el avituallamiento en el kilómetro 50. Poco más de dos horas y con el escape frío. Esto va bien. Pasamos Mandalgobi, con 2 km de asfalto que se agradecen. Hecho de menos el cartel de GOBI de los tebeos de Mortadelo y Filemón, tal vez estaba en otra pista…

Me junto con un grupo de españoles que ya conozco de otras aventuras, mejor vamos todos juntos que se hará el camino más fácil. 10 kilómetros más adelante arranca un terrible viento en contra y la media se resiente… muchísimo. Vamos dando relevos pero ya no avanzamos. La pista tiene mal firme, el toulé ondulé y la arena frenan las bicis, y el viento hace el resto. En las zonas más favorables alcanzamos los 15km por hora, en las menos, no pasamos de 10. El paisaje es monótono, feo, la arena nos golpea con fuerza y se nos mete por todo el cuerpo. Nos quedamos sin agua y no quedan más avituallamientos, algunos lo empiezan a pasar mal. Uno de mis compañeros de fatigas dice que ya no ve por un ojo y por el otro ve poco. Al final decidimos romper el grupo, yo me voy para adelante con la chica, que tiene opciones en féminas, mientras que los demás se quedan atrás para guiar a nuestro biker medio ciego. La chica y yo tiramos con fuerza (la que nos queda) para intentar recortar diferencias con la primera fémina tras las paradas, tiramos a tope durante los últimos 15 kilómetros. Tras 6 horas y 6 minutos llegamos a la linea de meta de la etapa de toma de contacto. Yo ya no puedo ni hablar, 48 en la general y una paliza en el cuerpo que no podré resistir muchos días. Nuestro compañero llega 20 minutos más tarde casi ciego, y el rosario de gente que entra por detrás es para escribir un poema.

Después de comer algo y ducharme (con agua fría) gasto las pocas fuerzas que me quedaban en montar (con ayuda) la tienda de campaña, no veas lo difícil que es montar una tienda con este viento. Solo quiero cenar y dormir, por fortuna la noche es cálida. Como sean así todos los días… esto va a ser muy duro.

 

Siguiente etapa >
Más información»
Todas categorías Todas ubicaciones Todas puntuaciones

Listado de Resultados

  • MONGOLIA BIKE CHALLENGE 10

    MONGOLIA BIKE CHALLENGE 10

    Mongolia Bike Challenge

    Ver Más
  • MONGOLIA BIKE CHALLENGE 9

    MONGOLIA BIKE CHALLENGE 9

    Mongolia Bike Challenge

    Ver Más
  • MONGOLIA BIKE CHALLENGE 8

    MONGOLIA BIKE CHALLENGE 8

    Mongolia Bike Challenge

    Ver Más
  • MONGOLIA BIKE CHALLENGE 7

    MONGOLIA BIKE CHALLENGE 7

    Mongolia Bike Challenge

    Ver Más
  • MONGOLIA BIKE CHALLENGE 6

    MONGOLIA BIKE CHALLENGE 6

    Mongolia Bike Challenge

    Ver Más
  • MONGOLIA BIKE CHALLENGE 5

    MONGOLIA BIKE CHALLENGE 5

    Mongolia Bike Challenge

    Ver Más
  • MONGOLIA BIKE CHALLENGE 3 Y 4

    MONGOLIA BIKE CHALLENGE 3 Y 4

    Mongolia Bike Challenge

    Ver Más
  • MONGOLIA BIKE CHALLENGE 2

    MONGOLIA BIKE CHALLENGE 2

    Mongolia Bike Challenge

    Ver Más
  • MONGOLIA BIKE CHALLENGE 1

    MONGOLIA BIKE CHALLENGE 1

    Mongolia Bike Challenge

    Ver Más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies